Ciencia en el mundo

Investigación descubre causa de diabetes posterior al COVID-19

ID
Rev. Manrique Vindas Segura
César A. Parral

Los (as) médicos (as) han estado preocupados (as) por el incremento de diabetes entre pacientes con COVID-19 y en personas recuperadas. Todavía no se sabe si la secuela será crónica.

Se sabe que algunos pacientes marcan niveles de glucosa en sangre muy inestables durante el internamiento en cuidados intensivos por COVID-19. Algunos de ellos (as) se recuperaron de la diabetes tiempo después.

Fuente:
ID

El virus SARS-CoV-2 puede infectar las células productoras de insulina en el páncreas y alterar su función. Esta es la conclusión a la que arribaron científicos (as) en búsqueda de la causa de la diabetes posterior al COVID-19 reportada en miles de casos alrededor del mundo.

De hecho, los (as) médicos (as) están cada vez más preocupados (as) por el creciente número de pacientes que han desarrollado diabetes mientras estaban infectados con el coronavirus SARS-CoV-2, o bien poco después de recuperarse.

Al respecto, se han propuesto varias teorías para explicar la relación.

Una de ellas es que el virus infecta las células pancreáticas a través del mismo receptor (ACE2) que se encuentra en la superficie de las células pulmonares e interfiere con su capacidad para producir insulina, una hormona que ayuda al cuerpo a regular los niveles de glucosa en la sangre.

En efecto, una respuesta exagerada de anticuerpos contra el virus podría dañar accidentalmente las células pancreáticas o causar inflamación en otras partes del cuerpo y hacer que los tejidos respondan menos a la insulina.

Diabetes posterrior al COVID-19

Para entender la causa, el profesor Shuibing Chen del Weill Cornell Medicine en Nueva York, en Estados Unidos de América (EE. UU.),  examinó varias células y organoides (grupos de células cultivadas en laboratorio que imitan la función de los órganos), para identificar cuáles podrían estar infectadas con SARS-CoV-2.

Los resultados sugirieron que los organoides de pulmón, colon, corazón, hígado y páncreas podrían estar infectados, al igual que las células cerebrales productoras de dopamina.

Otros experimentos revelaron que las células beta productoras de insulina dentro del páncreas también eran susceptibles, y que una vez infectadas, estas células producían menos insulina, así como hormonas generalmente fabricadas por diferentes células pancreáticas.

“Lo llamamos transdiferenciación”, dijo el Dr. Chen a "The Guardian" , quien presentó los resultados en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

El especialista explicó que lo que sucede es que en lugar de ser células beta que secretan mucha insulina, comienzan a mezclar diferentes hormonas. La evidencia podría explicar también otros trastornos posteriores al COVID-19.

De momento, se sabe que algunos (as) pacientes marcan niveles de glucosa en sangre muy inestables durante el internamiento en cuidados intensivos. Algunos (as) de ellos (as) se recuperaron de la diabetes al tiempo.

Entendiendo al coronavirus

Otra investigación separada, llevada a cabo por el profesor Francesco Dotta de la Universidad de Siena, en Italia, confirma que el COVID-19 ataca a las células pancreáticas al dirigirse a la proteína de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) en su superficie, y que las células beta productoras de insulina expresan niveles particularmente altos de esta proteína.

También demostraron que los niveles de ACE2 aumentaban en condiciones inflamatorias, lo cual es importante porque las personas con diabetes tipo 2 existente ya pueden tener algo de inflamación en el páncreas.

Como resultado, estas células beta productoras de insulina podrían ser aún más susceptibles a la infección viral cuando se inflaman.

Esto podría implicar que las personas con diabetes o prediabetes existentes corran un mayor riesgo de disfunción pancreática si contraen COVID-19.

La bibliografía científica sugiere entonces que el coronavirus SARS-CoV-2 podría aumentar el riesgo de desarrollar diabetes en personas que tienen predisposición.

Con 18 meses de pandemia, los (as) científicos (as) aún están tratando de entender las múltiples consecuencias de la enfermedad en el cuerpo humano.

Por eso, un grupo de científicos (as) del King’s College de Londres está generando una base de datos global para entender mejor la diabetes posterior al COVID-19.

La investigación es liderada por el profesor Shuibing Chen, del Weill Cornell Medicine en Nueva York, Estados Unidos de América (EE. UU.)

Fuente: G.I.