Proyectos destacados

Estudian cambios socioculturales por migración en cuenca del río Jabonal de Esparza

Jeannette Acón Matamoros
César A. Parral

La investigación destaca la organización comunal local que realizan diferentes actividades, como en este caso, la limpieza y protección del cauce del río Jabonal.

Fuente: UCR

Nombre del proyecto

Ruralidad y migración: cambio sociocultural en las comunidades pertenecientes a la cuenca del río Jabonal, Esparza, Puntarenas

Objetivo general

Analizar los cambios socioculturales que afrontan las comunidades de la cuenca del río Jabonal en el marco de la migración rural-urbana, durante los últimos treinta años, mediante una metodología de investigación acción participativa para reconocer los diferentes procesos de transformación a nivel comunitario ante la nueva estructura económica de la región.

El Lic. Javier Madrigal Córdoba (camiseta azul, pelo largo), profesor de la Sede del Pacífico,  durante una de las dinámicas de trabajo con las comunidades de la cuenca del río Jabonal.

Fuente:
Javier Madrigal Córdoba

Objetivos específicos

  • Describir el proceso de consolidación de las comunidades de Cerrillos, Sabana Bonita, Peñas Blancas y Carrera Buena, a través de una metodología participativa de investigación.
  • Identificar los elementos sociales y culturales que reconocen los pobladores como elementos identitarios propios de cada comunidad de la cuenca.
  • Reconstruir a partir de la mirada de los pobladores los principales hitos históricos de las comunidades pertenecientes a la cuenca del río Jabonal.
  • Reconocer y comprender los diferentes procesos de cambio sociocultural a nivel comunitario ante la nueva estructura económica de la región.

Descripción del proyecto

Desde las organizaciones comunales como la Asociación de Desarrollo, Cerriban y Pro Cuenca del río Jabonal, se planteó a la Universidad de Costa Rica iniciar un proceso participativo con el objetivo de identificar elementos de la fundación de estos poblados, tomando en cuenta las vivencias de los pobladores con mayor edad de dichas comunidades.

Resulta necesario recalcar que estos pueblos se dedican aún a diversas prácticas agrícolas, como la producción de frutas, miel, leche y queso, sin embargo, es principalmente la población adulta mayor quienes mantienen este tipo de actividades, ya que la denominada "gente joven", ha migrado por el tema de estudio o búsqueda de otras alternativas laborales fuera del campo.

Esto sin duda, está generando cambios socioculturales en comunidades que aún reivindican a partir de su historia e identidad expresiones que son excluidas y en algunos casos fetichizadas por la cultura de mercado, la cual resulta homogenizante y un agente destructor de las cotidianidades locales, en este caso rurales-campesinas.

En la actualidad se da un proceso que ha afectado durante más de cuarenta años diversas comunidades rurales de la región del Pacifico y del país en general, como lo es la migración principalmente de personas jóvenes que ven en las áreas urbanas una oportunidad para mejorar sus condiciones económicas y sociales.

Esto ha tenido diferentes consecuencias como el desplazamiento de población, evidenciado en el cierre de escuelas públicas dada la falta de niños y niñas en las comunidades, así como una merma en la cantidad de personas que se dedican a la agricultura, generando que sean las generaciones mayores a los cincuenta años quienes trabajan la tierra en las diversas fincas de dichas comunidades.

La presente propuesta busca visibilizar el impacto en los pobladores de estos procesos socioculturales, a través del análisis de los contextos en que se consolidaron estas comunidades rurales del cantón de Esparza.

En este sentido la comprensión de la historia local y la identidad forjada por más de cuatro generaciones en esto poblados puede generar una revalorización en las personas que han optado por la vida rural y la cotidianidad que esto implica, en contraposición a una estructura que busca la homogenización cultural y la implementación que estructuras productivas que tienen como consecuencia el desplazamiento y desaparición de dichas localidades.

Las comunidades participaron activamente durante el desarrollo del proyecto de investigación.

Fuente: Javier Madrigal Córdoba

Logros destacados

El proceso de construcción de los poblados de Cerrillos, Sabana Bonita, Peñas Blancas y Carrera Buena de Esparza, surge de la migración de personas provenientes de Atenas, Palmares y San Ramón, quienes cruzan caminos realizados entre las montañas con la intención de denunciar tierras consideradas baldías.

Este proceso se da entre 1880 y 1920, aunque algunos relatan presencia de algunas personas anteriores a estas fechas.

Es a partir de 1920 que las comunidades comienzan a crecer en población y con esto surge la necesidad de infraestructura comunal, es este momento que las comunidades inician la organización comunitaria y construyen las escuelas, además generan presión política para la mejora de los caminos.

Los primeros pobladores ya habían introducido el ganado, por lo que se interpreta que durante este periodo existió gran deforestación, la cual fue una práctica sistemática hasta los años setenta década en que se intensifica la actividad ganadera.

El café y el ganado serían los dos productos característicos de este territorio hasta la década de los noventa del siglo XX.
Hasta este momento la economía local se basaba en fincas que eran autosuficientes, es decir, producían casi la totalidad del consumo familiar, se producía la leche, el queso, se criaban animales como gallinas y cerdos, se tenían granos básicos y se comerciaba el excedente.

En la actualidad el cambio más importante es el decrecimiento de la población, esto por la mayoría de las personas jóvenes, ya no trabajan en labores agrícolas, por lo que el mantenimiento de las fincas radica en las personas mayores de cuarenta años que quedan en los pueblos. Son pocas las personas menores de edad, al punto que muchas de las escuelas empiezan a cerrar.

El grueso de los jóvenes que salen de estos poblados los hace por el acceso a educación superior, motivo por el cual tienen que trasladarse a otros lugares del país, otros buscan otro tipo de oportunidades labores que no brinda el contexto rural actual.
Los datos de población señalados por María José Chassoul confirman esta estructura de población, ya que el grupo de edad más grande es el que se encuentra entre los 40 y 64 años, mientras que los menores de 20 años son apenas el 25%.

Relacionado a este fenómeno para todo el distrito de San Jerónimo,  existe una tendencia a la baja en la población desde los años setentas, proceso que se mantiene hasta el 2018.

La economía familiar también cambia, las familias reciben dinero de sus familiares externos, ya no se cultiva la mayoría de lo que se consume, se tiene mayor acceso al centro de Esparza, ya que los pobladores han comenzado a adquirir motocicletas y automóviles, por lo que la compra de abarrotes se hace regularmente. Hasta los años noventa las familias todavía utilizaban los caballos como principal forma de transporte.

Pese a los cambios los pobladores tienen un fuerte arraigo hacía sus comunidades, intentan mantener sus fincas, ya no con la misma extensión de hace 40 años, pero mantienen la producción de ganado, lácteos, algunos cultivan café y caña.
Además,  en la mayoría de las casas se mantienen algunas siembras de plátano, yuca y otros productos. También se mantienen tradiciones alimentarias como la elaboración de panes artesanales, mieles, dulces. Quedan aún algunos trapiches,  aunque sea con fines turísticos.

También destaca la organización local, un grupo de mujeres emprendedoras, la Asociación Pro cuenca del río Jabonal y CERRIBAN, que realizan constantemente actividades, eso sí, no con la misma participación que hace años atrás.

Área geográfica de influencia

Población beneficiaria

Al menos 200 personas pobladoras del distrito de San Jerónimo.

Participación de instancias e instituciones internas y externas:

Asociación Pro Cuenca del Río Jabonal