Investigadores de la UCR aportan sus conocimientos en la lucha del país contra el coronavirus

Manrique Vindas Segura

Un grupo de científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) trabaja en la construcción de un prototipo de respirador portátil y de bajo costo, que brinde primeros auxilios a las personas que enfrenten problemas respiratorios por el coronavirus, mientras que otro equipo científico elabora protectores faciales para el personal de salud que atiende la emergencia sanitaria.

El Dr. Eduardo Calderón Obaldía y el Dr. Elian Conejo prueban el prototipo de respirador para pacientes con neumonía COVID-19, fabricado en la UCR. (Foto ODI)

Estas son solo dos de las iniciativas que la UCR lleva a cabo en plano científico, además de muchas otras que desarrolla en otros campos.

Con ello la UCR pone al servicio del país el talento de sus profesionales y los equipos de última tecnología de sus laboratorios, para apoyar la difícil tarea del Ministerio de Salud y de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) de disminuir los estragos en la población costarricense debido a la pandemia causada por el nuevo coronavirus.

La emergencia sanitaria que atraviesa el país exige que todas las instituciones unan esfuerzos para afrontarla y garantizar la mejor atención de los pacientes en los centros de salud nacionales.

La UCR no se queda atrás porque científicos, profesionales, estudiantes y funcionarios de la UCR se han enlistado en el ejército que desde sus trincheras dan la batalla en la guerra contra el coronavirus. Entre ellos 916 residentes médicos de esta Universidad que forman parte del personal de salud que está en el frente de lucha.

Protector facial

En la fabricación de protectores faciales trabajan diariamente investigadores de la UCR en la Facultad de Ingeniería. (VER RECUADRO)

El objetivo es abastecer a los hospitales México, Calderón Guardia y San Juan de Dios de la CCSS, así como al Hospital del Trauma del Instituto Nacional de Seguros (INS) con estos protectores faciales, para que sean utilizados por el personal médico que atiende a pacientes contagiados con el coronavirus SARS-CoV2.

La semana pasada fueron enviadas 90 mascarillas y se continúa elaborando más, al ritmo que lo permiten las impresoras 3D de la Facultad de Ingeniería, aportadas por la Escuelas de Ingeniería Mecánica, Ingeniería Eléctrica y el  el Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII).

Posteriormente se unieron en la UCR las escuelas de  Ingeniería Civil, Arquitectura y el Laboratorio de Observación del Sistema Climático de la Escuela de Física y el laboratorio de prototipado (ProtoLab). La iniciativa de la UCR motivó a otras instituciones educativas e incluso a empresas privadas, que poseen impresoras 3D, a secundar este proyecto de manera que ya están iniciando también la fabricación de protectores faciales.

Así la producción podría aumentar a medida que se van sumando a la iniciativa otros laboratorios y unidades de la UCR, así como otras universidades públicas y empresas privadas que posean estos equipos de impresión 3D. Para ello pueden comunicarse al correo: covid.fi@ucr.ac.cr

Respirador de emergencia

Un grupo de científicos compuesto por ingenieros, físicos y profesores de la Escuela de Artes Plásticas de la UCR, (VER RECUADRO) construyó el primer prototipo de un ventilador o respirador de emergencia para pacientes que se enfermen de la neumonía COVID-19 causada por el coronavirus SARS-CoV2.

El respirador es de bajo costo y podrá utilizarse de forma libre en el país para la atención primaria, mientras el paciente logra tener acceso a un respirador artificial en una Unidad de Cuidados Intensivos del hospital.

Los investigadores de la UCR lograron crear el primer prototipo en un tiempo relámpago de menos de una semana, después de intensas y arduas horas de trabajo.

El prototipo de basó en un diseño hecho por jóvenes ingenieros de Barcelona quienes se pusieron a trabajar en un respirador de emergencia para la atención primaria, al ver que en medio de la crisis por la pandemia del coronavirus, comenzaron a escasear estos dispositivos en los hospitales italianos.

Los ingenieros españoles liberaron su invento para uso libre en el mundo y pusieron el diseño a disposición en Internet. El equipo científico de la UCR ha creado una versión mejorada del diseño original, pues lograron hacerlo más eficiente, liviano, pequeño y además autónomo, lo cual facilita su transporte y operación.

Además, los científicos de la UCR le adicionaron un flujómetro, que calcula electrónicamente el volumen de aire para suministrar la cantidad adecuada si el paciente es un niño o un adulto.

El respirador está hecho principalmente de cristal acrílico que está disponible en el país y es de sencilla esterilización, Además es muy fácil de construir en cualquier taller que cuente con una cortadora láser o una sierra caladora. Su costo es muy reducido de solo ¢80 mil, el cual podría bajarse aún más con una producción en serie.

Los científicos de la UCR esperan que este respirador de bajo costo sea fabricado masivamente en el país con la participación tanto de pequeños como grandes talleres, para apresurar su producción, al tiempo que se generan fuentes de empleo.

El proyecto se denomina “Respira UCR” y busca que respiradores de bajo costo y fácil construcción brinden respiración asistida a las personas que la necesiten por haber contraído la neumonía COVID-19, en caso de que la situación se agravara de forma masiva en el país.

El mecanismo opera de forma automática, sin necesidad de que una persona lo esté accionando, para simular el ritmo de aspiración y expiración periódica de los pulmones. De esta manera, proporciona el oxígeno suficiente para que los pulmones sigan funcionando.

Quienes estén interesados en el proyecto o requieran más información, pueden escribir al correo ralph.garcia@ucr.ac.cr

En un tiempo record fue fabricado en la UCR este respirador para la atención primaria de enfermos con neumonía COVID-19, que se espera sea fabricado de forma masiva en el país. (Foto ODI)


EQUIPO CIENTÍFICO QUE FABRICÓ EL

RESPIRADOR DEL PROYECTO "RESPIRA UCR"

El director de la Escuela de Física, Dr. Ralph García Vindas, Dr. Eduardo Calderón Obaldía, Kinwan Zheng Zheng, Dr. Elian Conejo Rodríguez, Víctor Rodríguez Araya, Lic. Carlos Kidd Alvarado y el Dr. Salomón Chávez Badilla,  de las escuelas de Física, Ingeniería Mecánica y Artes Plásticas.

EQUIPO CIENTÍFICO QUE FABRICA EL PROTECTOR FACIAL

El decano de la Facultad de Ingeniería, Ing. Orlando Arrieta Orozco; el director de la EIE, Ing. Lochi Yu Lo; el investigador y docente de la EIE, Ing. Leonardo Marín Paniagua; y el técnico del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII), Alex Fernández Hernández. 

La semana pasada la UCR envió a hospitales de la CCSS los primeros 50 protectores faciales fabricados en la Escuela de Ingeniería Eléctrica. (Foto ODI)