Ciencia en el mundo

Un 25% de la población mundial no tendrá acceso a la vacuna de COVID-19 hasta 2022

Madri+d

Una minoría de países han reservado 7,48 mil millones de dosis de 13 fabricantes de 48 candidatos a vacunas covid-19 que se encontraban en ensayos clínicos.

Los científicos predicen que los desafíos operativos del programa mundial de vacunación contra el covid-19 serán, al menos, tan difíciles como los desafíos científicos asociados con su desarrollo.

Fuente:
Foto: Madri+d

Mientras que países como Reino Unido, China, Rusia, Canadá o Estado Unidos de américa (EUA) ya han empezado a vacunar a su población frente a la covid-19, y otros, como España, Francia o Alemania están a la espera de que se apruebe la vacuna para empezar con sus programas de vacunación, un informe que se publica hoy en «BMJ» advierte de una realidad que no puede pasar desapercibida: casi una cuarta parte de la población mundial puede no tener acceso a una vacuna covid-19 hasta, al menos 2022.

Los investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, EUA, revisaron los pedidos anticipados de vacunas covid-19 antes de su aprobación regulatoria que habían hecho públicamente cada país.

Así vieron que, a fecha de 15 de noviembre, una minoría de países había reservado 7,48 mil millones de dosis de 13 fabricantes de 48 candidatos a vacunas covid-19 que se encontraban en ensayos clínicos.

Pero, advierten los investigadores, más de la mitad (51%) de estas dosis se destinarán a países de altos ingresos, que representan apenas el 14% de la población mundial.

Por ejemplo, escriben, EUA, ha reservado 800 millones de dosis, pero representa una quinta parte de todos los casos de covid-19 a nivel mundial (11,02 millones de casos), mientras que Japón, Australia y Canadá han reservado en conjunto más de mil millones de dosis, pero no representan ni siquiera el 1% de los casos actuales de covid-19 a nivel mundial (0,45 millones de casos).

El caso de Canadá es llamativo porque ha comprado 358 millones de dosis para una población que está cerca de los 38 millones de habitantes. Es decir, tendrán 9'5 dosis por cada habitante.

Un análisis de la Universidad de Duke divulgado esta semana señala que, de los 6.800 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus producidas, 3.700 millones han sido compradas por países ricos. De esa cifra, la UE ha pedido 1.425 millones.

Y el resto sería para los países de ingresos bajos y medianos, donde reside más del 85% de la población mundial.

El informe del «BMJ» explica que, si todos estos candidatos resultaran viables y exitosos, entonces la capacidad de fabricación total sería de 5,96 mil millones de ciclos para finales de 2021, con precios que van desde 4,90 € (6 $) por tratamiento hasta casi 74 $.

Hasta el 40% de los cursos de vacunas de estos fabricantes de vacunas podrían permanecer potencialmente para países de ingresos bajos y medianos. Sin embargo, esto dependerá, en parte, de cómo los países de altos ingresos compartan lo que adquieren y si EUA y Rusia participan en esfuerzos coordinados a nivel mundial.

Pero los autores afirman que, incluso, si todos estos fabricantes de vacunas lograran alcanzar su máxima capacidad de producción, al menos una quinta parte de la población mundial no tendría acceso a las vacunas hasta 2022.

«Este estudio ofrece una descripción general de cómo los países de altos ingresos se han asegurado suministros futuros de vacunas covid-19, pero no han tenido en cuenta el acceso para el resto del mundo», escriben.

La Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi), la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la iniciativa COVAX: colaboración para un acceso equitativo mundial a las vacunas contra la COVID-19, cuyo objetivo es acelerar el desarrollo y la fabricación de vacunas contra la covid-19 y garantizar un acceso justo y equitativo a ellas para todos los países del mundo.

Sin embargo, tal y como concluye este trabajo, es preciso que tanto gobiernos como fabricantes garanticen una asignación equitativa de las vacunas covid-19 a través de una mayor transparencia y responsabilidad sobre estos acuerdos.

La producción de vacunas serviría para vacuna a todas las personas que así lo quieren, si el reparto fuera más equitativa. En el mundo, señala el estudio, hay 3.700 millones de adultos dispuestos a recibir una vacuna covid-19. Esta cifra subraya la importancia de diseñar estrategias justas y equitativas para garantizar que la oferta pueda satisfacer la demanda, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.

En conjunto, estos hallazgos sugieren que los desafíos operativos del programa mundial de vacunación contra el covid-19 serán, al menos, tan difíciles como los desafíos científicos asociados con su desarrollo.

En el otro trabajo que se publica también en «BMJ», investigadores con sede en China y EUA calcularon las poblaciones diana para las que se requerirían vacunas, con el fin de guiar en el diseño de las estrategias de asignación justa y equitativa en todo el mundo.

Descubrieron que el tamaño de la población diana para la vacunación contra el covid-19 varía según la región geográfica o los objetivos de la vacuna (como mantener los servicios básicos esenciales, reducir el covid-19 grave y detener la transmisión del virus).

Los hallazgos ilustran la considerable complejidad de la fabricación, compra, distribución y administración de vacunas covid-19 de una manera que satisfaga las necesidades globales y lo haga de manera equitativa entre naciones y poblaciones.

En un editorial vinculado, Jason Schwartz, de la Escuela de Salud Pública de Yale, señala que muchos países ya han demostrado un compromiso con el acceso global equitativo a las vacunas covid-19 comprando a través de COVAX Facility, una iniciativa que invierte parte del pago en vacunas para países más pobres.

Schwartz sostiene que la implementación exitosa y equitativa de los programas de vacunación contra el covid-19 «requiere una coordinación global sin precedentes y un compromiso sostenido de recursos - financieros, logísticos y técnicos - de los países de altos ingresos».

En particular, considera que la participación de EUA en los esfuerzos de vacunación «será incalculable para asegurar que todas las poblaciones a nivel mundial tengan acceso a las vacunas covid-19 que ayudarán a poner fin a esta devastadora crisis de salud mundial».

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins (EUA) reelaron que al 15 de noviembre, una minoría de países había reservado 7,48 mil millones de dosis de 13 fabricantes de los 48 candidatos a vacunas covid-19 que se encontraban en ensayos clínicos, por lo que más de la mitad (51%) de estas dosis se destinarán a países de altos ingresos, que representan apenas el 14% de la población mundial.

Fuente: Foto: G.I.