Recomiendan pautas para proteger salud mental y mejorar convivencia ante distanciamiento físico

César A. Parral

La Dra. Mónica Salazar Villanea, directora de gestión de la investigación de la Vicerrectoría de Investigación, hace algunas recomendaciones para proteger la salud mental de las personas trabajadoras durante este período de distanciamiento físico provocado por la pandemia del Coronavirus COVID-19.

La salud mental es tan importante como la física para mantener nuestras capacidades al máximo, para ello debemos seguir las recomendaciones de los expertos al tiempo que realizamos nuestras tareas de la mejor manera posible. En la imagen personas funcionarias de la Vicerrectoría de Investigación. 

Fuente:
Oficina de Bienestar y Salud.

La Dra. Salazar obtuvo su Licenciatura en Psicología en la Universidad de Costa Rica. Su grado de “Experto en Gerontología” del Máster en Gerontología y su Doctorado en Neuropsicología Clínica, con reconocimiento Suma Cum Laude de la Universidad de Salamanca, España.

Actualmente es investigadora del Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIP), docente de la Escuela de Psicología y profesora del Sistema de Estudios de Posgrado en las maestrías de Gerontología, Psicología Clínica y de la Salud, Ciencias Cognoscitivas y Ciencias Neurológicas.

“MANTENGA SUS VÍNCULOS SEGUROS

-El distanciamiento físico no implica desconexión emocional ni aislamiento social. Las llamadas telefónicas o por otros medios virtuales, los mensajes y la expresión del afecto verbal nos protege. Conscientemente programe llamadas telefónicas a las personas significativas.

-Asegúrese de ser responsable y que usted y sus personas cercanas sigan las recomendaciones de las autoridades del Ministerio de Salud. Saber que estamos haciendo las cosas bien, siguiendo lo recomendado nos da seguridad y nos mantiene con objetivos comunes.

PROTÉJASE DE LA SOBRE-EXPOSICIÓN

Recuerde que no todo lo que se lee en las redes sociales es verdad. Limite la exposición a noticias. Decida informarse 2 o 3 veces al día y elija conscientemente informarse buscando la información en el sitio oficial del Ministerio de Salud. Evite leer en otras fuentes o fuera del horario que usted mismo(a) programó para ello. El resto del tiempo concéntrese en las labores, domésticas, educativas, profesionales. Procure leer literatura, escuchar música, compartir con quienes están en casa, desempolven fotografías familiares, juegos de mesa. Las noticias falsas no consideran el impacto emocional que significan para quienes las leen. Por tanto es mejor no compartir ninguna información que no sea la oficial del Ministerio de Salud.

 

AJUSTE LAS EXPECTATIVAS Y LAS PRIORIDADES

Recuerde tomar descansos verdaderos: físicos y mentales. Cuando hay cambios en nuestras rutinas usuales tenemos que ser flexibles. Reajustar prioridades y reconocer qué no es posible también es un buen accionar. Una expectativa realmente importante en este momento es mantenernos solidarios. Si necesita apoyo emocional de otros, llámelos o escríbales. Compartan palabras de aliento.

SI SE ENCUENTRA TRABAJANDO EN CASA: PROGRAME ACTIVIDADES

La estructura y las rutinas nos dan seguridad. Busquemos crear una nueva rutina en este tiempo en casa. Estar en un espacio cerrado por mucho tiempo no es sencillo. Es una práctica y un entrenamiento en convivencia amorosa, paciencia y respeto. Incluya formas de ejercicio físico o estiramiento que puedan hacer en casa. Intente salir al patio, al jardín, ver el cielo, respirar profundo y recibir el sol.

RECONOZCA SUS EMOCIONES

No siempre el malestar se produce por tristeza, ansiedad o miedo. Algunas veces podríamos sentirnos aburridos, enojados con la situación, frustrados, estresados, impacientes. Identifiquemos las emociones para manejarlas mejor. Validemos nuestras emociones y al expresarlas, será más sencillo elaborarlas.

Si usted vive con alguna condición emocional especial o tiene medicación, no abandone su tratamiento y busque sostener su seguimiento.

PRACTIQUE LA PRUDENCIA

Evite centrarse en la crítica de las decisiones de las autoridades y evite realizar predicciones alarmistas. La realidad es que existe un plan en acción y las personas capacitadas están tomando las mejores decisiones posibles y están haciendo su mejor esfuerzo. Confiar nos da seguridad. Nuestros pensamientos generan nuestras emociones. Controlar, regular y flexibilizar el pensamiento nos permite manejar mejor las emociones. Si nuestros pensamientos se basan en supuestos y no hay evidencia para ellos o si están basados en temores, debemos replantearlos.

Por la noche, practique poner el teléfono en silencio, apague televisor y radio, desconéctese de redes sociales. Respire profunda y lentamente. No hace falta leer la última noticia antes de ir a dormir. Si puede identificar alguna razón por la cual sentir agradecimiento en el día, por favor enfóquese en esa razón de agradecimiento antes de ir a dormir.

RECUERDE: TODO ES TRANSITORIO, TODO ES TEMPORAL.

Recuerde que toda crisis es transitoria. La cuarentena es transitoria y las medidas que ahora tomamos para cuidarnos ayudarán a que este momento pase más pronto”.

Hacer pausas breves para salir al patio, observar el paisaje, hacer algún estiramiento físico, recordar momentos vividos y alegrarnos porque tanto nosotros como nuestra familia y compañeros (as) están bien, nos estimula a seguir adelante. En la imagen la laguna del volcán Barba. 

Fuente: César A. Parral