Ciencia en el mundo

Países perderán cafetales, pero México, Guatemala, Colombia y Costa Rica podrían expandirlos

Preservar suelos y abejas para proteger al café de cambio climático

SciDev

Para frenar los efectos adversos del cambio climático sobre la producción de café en América Latina es necesario tomar medidas que aborden, de manera conjunta, la preservación de los suelos y la disponibilidad de las abejas polinizadoras.

Según el estudio, las zonas más sensibles al aumento de temperatura perderán terrenos productivos (Nicaragua, Honduras, Venezuela), mientras las más elevadas tendrían una ligera expansión (México, Guatemala, Colombia y Costa Rica).

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences predice que el cambio climático podría reducir las superficies aptas para cultivo de café en la región, donde la productividad del suelo es vital, ya que el 80% de los agricultores dispone de pequeñas parcelas inferiores a 4 hectáreas.
 
Pero ese efecto podría mitigarse o profundizarse, en función de las consecuencias que tenga sobre las abejas. Estudios previos estiman que la productividad del café puede mejorar hasta en un 20 por ciento gracias a la polinización de las abejas.
 
Usando modelos matemáticos para predecir  las consecuencias del cambio climático  en el cultivo de café (Coffea arabica) y la vida de las abejas en la región, el estudio estima una declinación en la aptitud de los suelos de este cultivo de hasta 88% hacia 2050, y una reducción entre el 8 y 18% del número de abejas.
 
“Utilizamos escenarios futuros para emisiones medias y altas de gases de efecto invernadero, con 19 variables climáticas que caracterizan la temperatura y las precipitaciones durante el año y sus estaciones”, dice a SciDevNet Pablo Imbach, del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Hanói, Vietnam, coautor del estudio.

Tres escenarios
 

Los resultados dieron tres escenarios diferentes: áreas donde aumentará la aptitud del cultivo y la presencia de abejas (10-22%), en especial en América Central. Otras en las que ambos decrecerán (34-51%). Y otras en las que se reducirá el número de abejas pero crecerá la aptitud del suelo ( 31-33%), lo que sucederá gran parte de la región.
 
En consecuencia,  postulan estrategias de adaptación diferenciadas, sin intervención (primer escenario), con rotación de cultivo (segundo escenario), o intensificación en el cuidado del hábitat de los polinizadores (tercer escenario).
 
En ese esquema, las zonas más sensibles al aumento de la temperatura perderán terrenos productivos (Nicaragua, Honduras, Venezuela), mientras las más elevadas experimentarán una ligera expansión (México, Guatemala, Colombia y Costa Rica).

La solidez del modelo empleado en la estimación de los futuros escenarios ha sido validado correctamente, dice Anton Eitzinger —también del CIAT, pero basado en  Colombia, quien no participó del estudio— con intervención de científicos con larga experiencia en café y un alto número de puntos de ocurrencia (para la calibración del modelo).
 
Imbach sintetiza la importancia del trabajo al afirmar que el abordaje conjunto de las variables observadas “nos permite entender mejor las amenazas y oportunidades para reducir los impactos del cambio climático sobre los productores”. VER ESTUDIO COMPLETO

Uno de los coautores del estudio es Pablo Imbach, del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Hanói, Vietnam. (Foto G.I)