Noticias

Mujeres se forman más en CyT pero tienen menos oportunidades laborales

César A. Parral

La tasa de crecimiento de mujeres profesionales en Costa Rica formadas en áreas científicas y tecnológicas en los últimos quince años ha crecido a un mayor ritmo que la de los hombres; sin embargo aún persiste la inequidad de género en los sectores con mayor demanda laboral.

La tasa de crecimiento de mujeres profesionales en Costa Rica formadas en áreas científicas y tecnológicas en los últimos quince años ha crecido a un mayor ritmo que la de los hombres; sin embargo aún persiste la inequidad de género en los sectores con mayor demanda laboral.

En el marco de la celebración del “Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia” el 11 de febrero del 2017, según la plataforma tecnológica Hipatia, desarrollada por el Programa Estado de la Nación, se estima que las graduaciones femeninas en ciencia y tecnología tienen una tasa de crecimiento promedio anual del 11.8%, mientras que para los hombres ésta es de 7.9%. VER GRÁFICO.

La aplicación de la plataforma Hipatia, denominada “Talento Local”, refleja las capacidades del país en cuanto a los profesionales formados en ciencias agrícolas, ciencias exactas y naturales, ciencias médicas e ingeniería y tecnología, durante el periodo 2000-2015.

La herramienta evidencia que a partir del 2011 se observa un cambio histórico por cuanto se gradúan más mujeres que hombres en carreras de ciencia y tecnología. Este punto de inflexión lo marcan las ciencias médicas en general, y se acentúa de manera particular por la destacada contribución de profesionales femeninas en la carrera de enfermería. A pesar de ello, en las ciencias agrícolas, exactas y naturales e ingeniería y tecnología, persiste una brecha a favor de los hombres.

Además, de un total de 93,301 nuevos profesionales en ciencia y tecnología cerca de la mitad  (48%) son mujeres. Sin embargo, al analizarlo por disciplina, sale a relucir que en aquellas áreas, que de acuerdo con la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE) existe una mayor demanda laboral, los datos indican que aún hay una tarea pendiente para alcanzar la equidad de género.

Para las áreas con mayor demanda de empleo como son las ingenierías, al igual que para ciencia y tecnología en general, las mujeres también aumentan más aceleradamente que los hombres (14.9% y 9.7%, respectivamente); no obstante, la brecha no solo se mantiene, por el hecho de que la cantidad de hombres es muy superior en todos los años, sino que además, tiende al alza.

Por ejemplo, en el 2000,  la diferencia entre hombres y mujeres graduados como ingenieros fue de 613 más hombres, pero en el 2014 esa  diferencia aumentó a 1407. Entre las disciplinas de ingeniería y tecnología con una mayor tarea pendiente para alcanzar la equidad de género están informática, ingeniería industrial, ingeniería eléctrica y electrónica e ingeniería mecánica. En esas disciplinas las mujeres apenas alcanzan un 26%, 32%, 11% y 7%, respectivamente.

Asimismo, los hombres muestran un perfil académico más alto que las mujeres, pues sobresalen en los grados académicos más altos como doctorado, maestría y especialidad profesional.

De acuerdo con el Estado de la Nación, la celebración del 11 de febrero como el “Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia”, llama a reflexionar sobre la importancia de incorporar más mujeres en las áreas científico-tecnológicas, lo cual no es solo un asunto de equidad.

“Los impedimentos para que más mujeres se formen en disciplinas de ciencia y tecnología privan a la sociedad costarricense de talento profesional que ya de por sí es escaso, lo cual va, en primer lugar, en detrimento de conformar una sociedad más inclusiva y sostenible, de tener mayor excelencia científico-tecnológica pero también pone en riesgo las posibilidades de mejorar la  competitividad.

“Dadas las limitaciones en la oferta de capital humano calificado en las disciplinas científicas y tecnológicas en el país, aunado al hecho de que el bono demográfico de la sociedad costarricense está acercándose a su término, existe un importante potencial de aumentar estas capacidades de recurso humano calificado en el futuro, mediante una mayor incorporación de las mujeres en éstas áreas”,  considera el Estado de la Nación.

Por otra parte, tal y como lo afirman estudiosos del tema del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las personas más calificadas cuentan con un mejor prospecto laboral, lo que hace menos probable que pierdan el empleo, sobre todo por un largo periodo, disfrutan de mejor salario y tienen más oportunidades de entrenamiento a lo largo de su vida comparado con otros ocupados menos educados. Adicionalmente, también constituye una vía para promover la excelencia científico-tecnológica. 

“El potencial que no se haya alcanzado, con respecto a contar con más mujeres entrenadas y con altas credenciales en áreas científico-tecnológicas, que no se gradúan debido a barreras, representa una importante pérdida de oportunidad, no solo para las mujeres mismas sino también para la sociedad como un todo”, afirmaron los responsables de la plataforma Hipatia.

El gráfico muestra que desde hace unos cinco años se gradúan más mujeres que hombres en disciplinas relacionadas con ciencia y tecnología

En Costa Rica el número de mujeres profesionales formadas en áreas científicas y tecnológicas en los últimos quince años ha crecido a un mayor ritmo que la de los hombres. Foto con fines ilustrativos.