Noticias

Catedrático de la Escuela de Ingeniería de Biosistemas, UCR

Muere reconocido investigador Ricardo Radulovich Ramírez

La comunidad científica del país perdió a uno de sus más innovadores y prolíficos investigadores, el Dr. Ricardo Andrés Radulovich Ramírez, profesor de la Escuela de Ingeniería de Biosistemas (EIB), e investigador adscrito a la Estación Experimental de Ganado Lechero Alfredo Volio Mata (EEAVM), ambas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Dr. Ricardo Radulovich Ramírez recibió el Premio Nacional de Tecnología Clodomiro Picado Twight, 2017.

La Dra. Marta Montero Calderón, actual directora de dicha Unidad Académica, manifestó que “don Ricardo fue un hombre muy inteligente y visionario, quien destacó como investigador y profesor en sus más de 30 años de trabajo en la UCR”.

Según el Sistema de Información y Gestión de Proyectos, Programas y Actividades (SIGPRO), adscrito a la Vicerrectoría de Investigación, el Dr. Radulovich coordinó más de doce proyectos de investigación en diferentes ámbitos temáticos afines a su especialidad.

Los últimos dos que estaba ejecutando se denominan “Desarrollo del potencial de las macroalgas marinas de Costa Rica para cultivo y uso” y “Maricultura a pequeña escala, múltiple e integrada con pesca y recolección, implementada por pobladores/as costeros/as”.

Costarricense por decisión

El Dr. Radulovich nació en Chile el 6 de agosto de 1957 y desde muy joven llegó a Costa Rica, donde residió hasta su lamentable muerte el pasado 25 de julio del 2020. Cursó la secundaria en el Liceo Mauro Fernández, en San José, e inició sus estudios de educación superior en la Universidad de Costa Rica en 1974.

En 1980 obtuvo una maestría en agricultura y fitotecnia en la Universidad Estatal de California en Fresno, Estados Unidos de América (EEUU); y en 1984 el doctorado en suelos, agua y producción de alimentos en la Universidad de California, en Davis. Además de 1984 a 1985 realizó un posdoctorado en el Departamento de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón, del mismo país norteamericano.

Durante cerca de 30 años trabajó como como profesor de la UCR en diferentes períodos, fue catedrático y director de la Escuela de Ingeniería de Biosistemas de la UCR, miembro de la Junta Directiva del Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (SENARA) y lideró proyectos de investigación y acción social de gran trascendencia para el país.

Como resultado de su amplia trayectoria académica, obtuvo algunos de los más altos reconocimientos universitarios y nacionales. El 6 de diciembre del 2016 la Universidad de Costa Rica le otorgó el Premio al Investigador en el Área de Ingeniería, mientras que el 21 de agosto del 2017 recibió el Premio Nacional de Tecnología Clodomiro Picado Twight por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT) debido a sus grandes contribuciones en la investigación y desarrollo de la agricultura acuática.

Como parte de su trayectoria, integró los equipos de trabajo de la Universidad de Cornell; de la Escuela Agrícola Panamericana (Universidad Zamorano), Honduras; del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE); del Fulbright Scholar Award Program; Banco Mundial, Instituto de Desarrollo Económico y Departamento de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón, EEUU.

Agricultura acuática

El Dr. Radulovich fue pionero en el desarrollo de la agricultura acuática en Costa Rica y en América Latina. El Jurado calificador que le otorgó el Premio al Investigador de la UCR destacó que “el quehacer científico del Dr. Radulovich, se ha desarrollado en diversos campos, trabajando en desarrollo rural y extensión, así como agricultura acuática, flujos de agua, nutrientes en suelos tropicales y modelación hídrica, desarrollando sistemas de producción en agua, mar y lagos, que han incrementado la capacidad planetaria en producción de alimentos”.

Al recibir el galardón, el Dr. Radulovich enfatizó que los resultados de sus investigaciones dan una esperanza al mundo: “Cuando ustedes lean que hemos agotado ya la cuota del uso de ecosistemas, no es cierto, porque no estamos usando el ambiente acuático para nada, excepto para la pesca. Entonces hay capacidad productiva enorme. He llegado a esa clara convicción”.

Agregó que “ojalá que todo lo que hemos estado desarrollando no tuviera que usarse. Ojalá que en tierra y con la agricultura tradicional y con lo que tenemos alcanzara, pero parece que no. Entonces afortunadamente estamos a la vanguardia, así que pueden estar tranquilos de que vamos a tener capacidad de producción de alimentos bastante más amplia de la que tenemos ahora”.

Un año después, al otorgársele el Premio Nacional de Tecnología Clodomiro Picado Twight 2017, el Jurado Calificador reconoció que la investigación tecnológica, que nace de la búsqueda por garantizar seguridad alimentaria ante la escasez de agua y el cambio climático denominada “Agricultura acuática para mar y lagos”, era la merecedora del galardón de este año.

En esa oportunidad el Dr. Radulovich manifestó: “Hace 15 años, buscando agua para la agricultura, comprendí que la hay de sobra en el mar, además de otros factores productivos como área, luz y nutrientes. Pero había que aprender a producir allí, análogo a como lo hacemos en tierra.

“Se trataba, por supuesto, de un gran reto científico y tecnológico que luego lo amplié para incluir lagos. Esto requirió un gran cambio en mi quehacer pasando de la tierra al agua, y sobre todo, una mayúscula y muy desafiante necesidad de innovar en prácticamente cada aspecto, en un ambiente no siempre amigable”, indicó Radulovich.

Según el investigador esta forma de producción se diferencia de la tradicional acuacultura de cría de peces y camarones en que, como toda producción animal, requiere más alimento que el que produce y a menudo es contaminante y poco aplicable a pequeña escala.

“Tras años de esfuerzo y perseverancia hemos tenido éxito (…) hemos logrado consolidar sistemas de producción acuática de alimentos viables, eco-amigables y de bajo costo, tanto en el mar como en lagos (…), fuimos los primeros en el mundo en demostrar que el cultivo de macroalgas flotantes enriquece la pesca y la biodiversidad”, destacó el investigador”.

El Dr.Radulovich dijo además,  que su investigación de cultivo en lagos es otra opción de agricultura acuática con enfoque único y pionera a nivel mundial: “Lo realizamos en el lago Arenal y el lago de Managua (…); demuestra no sólo la posibilidad de producir cultivos terrestres y acuáticos en agua dulce, sino que el muy relevante hecho de que no se gasta agua adicional, ya que los cultivos utilizan para su transpiración el agua, que de todos modos se evapora”.

Los huertos desarrollados por Radulovich han permitido que las algas crezcan amarradas a redes flotantes y que diversas plantas lo hagan sembradas en macetas que tienen huecos por debajo por los que entra el agua.