Comunicados de prensa

Organizan partidos de fútbol entre robots autónomos en la UCR

Manrique Vindas

Los partidos se realizaron los días miércoles 20 y jueves 21 de abril a eso del mediodía con robots del equipo del Laboratorio de Investigación en Reconocimiento de Patrones y Sistemas Inteligentes (PRIS-Lab).

Científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) demuestran su capacidad de desarrollar algoritmos, que son fórmulas matemáticas de “software”, para la programación de robots, poniéndolos a jugar fútbol.

Lograr que realicen un juego de este tipo implica crear algoritmos matemáticos de reconocimiento de patrones y sistemas inteligentes, de manera que estas máquinas puedan realizar actividades inspiradas por los seres humanos.

El reconocimiento de patrones consiste en que el robot pueda captar datos puros de sus distintos sensores, para tomar una decisión dependiendo de la clase de patrón encontrado. Es decir, interpretar su entorno y orientarse en él.

Para poner en práctica estos avances, equipos conformados por robots se enfrentaron en una hexagonal en la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio de la UCR en San Pedro de Montes de Oca en una minicancha a la medida estos pequeños jugadores de tan solo 60 centímetros de estatura.

Los partidos se realizaron los días miércoles 20 y jueves 21 de abril a eso del mediodía con robots del equipo del Laboratorio de Investigación en Reconocimiento de Patrones y Sistemas Inteligentes (PRIS-Lab) de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la UCR.

Es importante aclarar que en este tipo de competencias, los robots no son manejados a control remoto durante el partido, sino que ellos juegan por sí solos.

Sobre esto el estudiante de las carreras de Ingeniería Mecánica y Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC),  Raúl Lizano Güell, quien forma parte del PRIS-Lab,  explicó que “lo importante en estos juegos es hacer los logaritmos eficientes y suficientemente buenos para que los NAOs jueguen bien. Nosotros nada más los hacemos y ponemos a correr el programa y los Naos juegan por ellos mismos”.

A simple vista parece solo un juego de fútbol, pero antes de eso ha sido necesario resolver desafíos científicos como la percepción propia del robot, su colaboración y comunicación con los otros robots, entre otros aspectos.

Para ello, los estudiantes y profesores de ingeniería del PRIS-Lab, debieron elaborar previamente algoritmos matemáticos que permitieron programar a los robots para que sean capaces de ubicar el balón, ir tras él y planear jugadas con sus compañeros de equipo con intenciones de gol.

Los científicos de la UCR han ido mejorando los algoritmos con el fin de que el equipo de fútbol de robots sea capaz de armar las jugadas en un partido, desplazarse en la cancha y comunicarse como lo hacen los futbolistas humanos.

Estos algoritmos matemáticos facultan a los robots para tomar decisiones y trabajar de manera conjunta compartiendo datos y sincronizando sus movimientos.

El estudiante de la carrera de Ingeniería Eléctrica y miembro del PRIS-Lab Lennon Núñez Meoño, explicó que para programar los robots utilizan la plataforma B-Human desarrollada por la Universidad Bremen en Alemania.

“Lo que queremos es modificarla, tratarla, ver cómo es que ellos trataron el tema de la competencia de futbol y nosotros generar nuestro propio código y nuestras propias plataformas”, concluyó Núñez.

A futuro la UCR enviará una selección tica al mundial de fútbol de robots, una competencia internacional para comparar la efectividad de los algoritmos desarrollados en torno al fútbol. El campeonato mundial se denomina Robot Soccer World Cup (Robocup).

Para más información dirigirse a los teléfonos (506) 2511-3916, (506) 2511-2603 o a los correos: lennonnnuez@gmail.com o fsiles@eie.ucr.ac.cr . También puede visitar la página del Laboratorio: http://pris.eie.ucr.ac.cr/

Descripción Técnica del Robot

Los robots  cognitivos NAO para investigación fueron adquiridos directamente al fabricante Aldebaran Robotics. EL NAO H25 es la última versión del robot humanoide. Su estatura es de casi 60 cm (573,2 mm) con un ancho de torso de casi 30 cm. (273,3 mm).

Su entorno de programación es adaptable. Posee dos cámaras de video, 25 grados de libertad, manos aprensivas, reconocimiento y sintetización de voz, sonares para proximidad.

Además dispone de múltiples sensores infrarrojos, de presión y táctiles, utiliza el sistema operativo Linux y posee WiFi.

El reconocimiento de patrones consiste en que el robot pueda captar datos puros de sus distintos sensores para tomar una decisión dependiendo de la clase de patrón encontrado.